“El papel de la mujer en la creación actual es un papel protagonista”

Anabel, Pek para la gente cercana, es una de esas personas que merecen ser descubiertas, que su talento es un soplo de aire a la cultura y a las formas de expresión artística. Mujer joven y combativa plasma su arte junto a diferentes creadores, siendo alabada por todos ellos hasta la saciedad

 

 

¿Qué te lleva a elegir bellas artes? ¿Cuál fue el hecho decisorio que te llevó a tomar el camino del arte y la cultura, teniendo en cuenta los parámetros sociales que nos proponen declinar carreras artísticas y consideradas “poco útiles” socialmente?

Realmente no hubo un hecho, ni ninguna revelación. Todos los niños pintan, pero en algún momento dejan de hacerlo, yo no paré. Sí recuerdo que en la típica conversación de qué vas a ser de mayor, le dije a mi padre que sería maestra como mi madre y pintaría por las tardes y él me dijo que pintar era una carrera y que se estudiaba en Granada (en Málaga, entonces, no había BBAA) y ya siempre contestaba eso, estudiaré Bellas Artes en Granada.

Realmente yo quería ser inventora, y pintar era una forma autónoma de inventar. Estoy satisfecha en ese sentido porque me considero más una inventora que una dibujante o pintora.

 

¿En qué se basa tu creación artística?, es decir ¿qué es para ti la creación artística, y que función pretendes cumplir con ella?

Mi base es el trabajo y las narraciones de otros creadores, ese se ha ido convirtiendo en mi cometido de forma natural; expresar y ordenar el mundo visual de las narraciones de otros artistas (músicos, pintores, escritores…) a través de mis diseños y mis ilustraciones, traer sus narraciones al mundo de las imágenes y que el resultado les represente y les conmueva en el mismo espacio que sus creaciones…

Mi trabajo es entender el trabajo de los demás, lo esencialmente íntimo que expresan y traducirlo a un medio que he ido conquistando.

 

¿Cuáles son los valores o premisas de las que parten tus trabajos?

No sé si los llamaría “valores” pero yo parto del compromiso de lo que estoy contando, a veces tienes que perder un giro bonito, un artificio que funciona, pero que solo habla de ti y que te tienta. Me gusta mirar el resultado y ver que he sido capaz de ser rigurosa sin exhibiciones. No me interesa la pintura hecha para pintores.

 

¿Cómo consigues adaptar los proyectos que te proponen a tu estilo personal y transmitirla en un todo? ¿Cuánta libertad creativa tienes a la hora de desarrollar proyectos? ¿Sueles tener unos límites establecidos?

Trabajo con una libertad, que creo, que hasta artistas que desarrollan exclusivamente su propia obra, no tienen. Yo no me debo a mi estilo, no creo ni que lo tenga. Mi sello es que no tengo sello ninguno, y que mi compromiso bebe de la admiración por la gente para la que trabajo. Esos creadores, tan familiarizados con el folio en blanco, me ofrecen una libertad sin límites. Es realmente un privilegio.

 

Toda expresión artística tiene su función social, ¿cómo ves la creación cultural y por ende, su difusión actual en España? ¿Qué papel ocupan los jóvenes creadores en esta sociedad globalizada y millenial del 2.0 con las redes sociales en el marco actual?

Con respecto a la difusión, promoción, y todo lo que intermedia entre que una obra sea buena y su rédito se corresponda con esa calidad, estamos lejos de poder despreocuparnos. Los canales oficiales tienen su contenido oficial del que ocuparse. Precisamente la labor de las redes ha venido a agitar todo esto. Los creadores se han despertado un día pluriempleados; teóricos de su obra, maquetadores de dossieres, oficinistas. Es un combo difícil de combinar porque el desarrollo artístico pide una dedicación a veces caótica y la oficina solo funciona con orden cartesiano.

Pese a todo esto, yo creo que tenemos suerte del momento cultural que nos ha tocado vivir. Para mí, hay pocos momentos más prolíficos, más dispares y disidentes que este. Se ha desbaratado el canal único por el que todo llegaba y tenías que tragar, y creo, que es gracias a esto también que asistimos a un momento brillante en la música, las artes plásticas, la literatura, la comedia y la gestión de estas artes.

 

Todos los trabajos tienen sus partes oscuras que no se ven a priori, ¿cuáles son las que encuentras en tu día a día? ¿Y qué es lo que te apasiona, y te hace apostar por la cultura y la creación artística?

El lado oscuro es que todo cuesta mucho trabajo, se caen constantemente iniciativas buenísimas o se tienen que posponer o reducir. Pero veo, no solo en mí, sino en mi entorno, que no nos da miedo en absoluto trabajar. Ahí, han pinchado en hueso. Eso me apasiona: la inventiva, el rebusque y el perfeccionismo más ambicioso a la vez. Me hace sentir parte de una especie de resistencia al relato cultural oficial.

 

Si tuvieras que identificar la base de tu inspiración, ¿a quién llamarías referentes? ¿O a qué te remites para captar la inspiración?

No tengo que mirar lejos para cargarme de inspiración y tengo la suerte de poder comentar con ellos cada jugada y cada duda. Para mí, la gran referencia es Soledad Sevilla, ahí hay que apuntar. No solo por su excelencia y libertad, sino por la voluntad incontable de haberse mantenido siempre excelente y libre, que es más difícil. De igual modo, dentro de las artes nombraría a Simón Zabell, Jesús Zurita, Rosa Brun, Carmen Montes (traductora)… que han sido mi verdadera universidad.

Y no puedo dejar de alabar el trabajo, piedra sobre piedra, que han puesto a El Kanka o a Carmen Boza en el camino de donde se merecen estar dentro del panorama musical nacional.

En renglón aparte, para mí, está Patricia Lázaro, a la que confiaría mi criterio sin miedo de perderlo. Sus canciones y la profundidad a la que puede clavar el lápiz se tendrá que analizar en el futuro como una voz absolutamente personal.

 

¿Qué opinas del papel de la mujer en la creación cultural hoy en día? ¿Puedes contarnos un poco de tu experiencia?

Empezando por mi experiencia, diré, que en cuanto a la parte más creativa de mi trabajo no me he encontrado la desigualdad de frente. Socialmente está integrado que las mujeres dibujemos, pintemos… mientras no tengamos la misma visibilidad que los hombres y que en nuestro trabajo esté bien visible el mérito en cada puntito y rayita nadie te cuestionará. Todo bien.

Después en el diseño o en la maquetación web ya cuesta más, parece que en lo técnico, en lo que no se sujeta en subjetividades ni sensibilidades, seguimos siendo un poco intrusas. De todos modos no queremos un trozo del pastel, queremos reventarlo*.

 

Y con respecto al papel de la mujer en la creación actual, es un papel protagonista absolutamente, por su interés infinito, ya que se trata de una narración en ebullición, en constante cuestionamiento y crecimiento, que además, se desarrolla en un escenario con muchas más incomodidades y necesariamente con una inventiva nueva y sorprendente.

Antes, desatender la obra de las mujeres era perderse la mitad del mundo, y era norma. Ahora es perderse un momento histórico, quedarse obsoleto en el acto ante una evidencia que, no solo  ofrece el verdadero relato completo de la contemporaneidad, sino que recupera los referentes que nos robaron descaradamente.

 

Coolturearte es un proyecto acercar la cultura a la periferia, ¿qué opinas de estos proyectos que pretenden la accesibilidad a lugares un tanto olvidados culturalmente?

Pienso que es esencial descentralizar la escena cultural, tan importante como que el transporte hasta el centro sea bueno. Yo también soy animal de periferia y sé la verdad y el arraigo que esconde la palabra “barrio”. Los que pretenden reducir estas realidades a un lugar donde la gente va a dormir después de trabajar están ignorando, seguramente, la dinámica más interesante que se da en nuestras ciudades.

 

Alguna recomendación artista/película/libro/canción/autor

Hace poco vi “Wild wild country” y me pareció una obra documental extrema, no puedes dar crédito a que exista ese material y a que sus directores hayan podido construir una narración de ese tamaño.

Para todos los escritores (o cualquier clase de creativos) hay un librito de Annie Dillard que se llama “Vivir, escribir” que para mí es brujería.

Y si tenéis la suerte de vivir en Madrid, Soledad Sevilla tiene una individual en la galería Marlborough (del 13 de Sep al 11 de Oct) y Patricia Lázaro toca todos los sábados de Septiembre en La Fídula.

 

Entrevista de Coolturearte realizada para http://getafense.es

Entradas creadas 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba